Este fin de semana ha entrado en funcionamiento la nueva conducción de agua que une el depósito regulador de Esquivias con la conducción de Seseña y que soluciona definitivamente los problemas en la presión del abastecimiento de agua el municipio.

Durante estos días, se ha comprobado la correcta operatividad de la tubería y ha aumentado progresivamente la presión en el abastecimiento en todos los puntos del municipio. Una vez finalizada la conducción solo queda pendiente terminar la obra de los depósitos, aunque esto no afecta a su funcionalidad.

El alcalde ha mostrado su satisfacción con esta nueva infraestructura que, “no solo solventa los problemas actuales, sino que garantiza caudal suficiente para las necesidades futuras del municipio”.

De la misma forma, ha añadido que “por fin hemos dado una solución definitiva a un problema histórico que afecta desde hace décadas a algunas zonas de la localidad. Gracias a esta actuación, Seseña ya tiene agua en calidad y cantidad suficiente en todos los barrios”.

Así mismo, ha recordado que “las deficiencias de abastecimiento se deben a que, en etapas de gobierno anteriores, las obras necesarias no se planificaron de forma simultánea a la construcción de las nuevas promociones de vivienda, durante los años de crecimiento urbanístico”.

En este sentido, el alcalde ha manifestado que “el equipo de gobierno municipal ha realizado un arduo trabajo de gestión y trabajo conjunto con la Junta de Comunidades desde el año 2013 para desbloquear esta actuación, cuyo convenio original data del año 2007”. Finalmente, el convenio de colaboración se firmó el 31 de octubre 2016 entre la entidad de derecho público Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Seseña.

 

 

Más que una fábrica, la planta embotelladora de agua Güitig, propiedad de la firma Tesalia CBC, parece una casa rural a la que ir a pasar unos días de descanso. Está