Julio Cortázar, en su relatoLas babas del diablo, nos presentó una de las grandes metáforas del fenómeno fotográfico. Su protagonista, afincado en París, trabaja de traductor y en los ratos libres